miércoles, 19 de marzo de 2014

EL TRIUNFO DE LA BANDIDOCRACIA

CRÓNICA DE UNA DESTITUCIÓN ANUNCIADA

Con la destitución fulminante y en inusual tiempo record, de Gustavo Petro, ignorando una orden de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Presidente Juan Manuel Santos, en representación de los intereses de las mafias del poder, terminó de cerrar los caminos democráticos para quienes creemos en una Colombia digna, justa, libre y en paz.

Con la decisión del Presidente Santos queda claro, clarísimo, que no hay otra forma de gobernar, sin provocar la furia implacable de las mafias del poder, distinta a la bandidocracia. El gobierno de los hampones. El mensaje es claro: O robas y dejas robar, o no tienes posibilidades, o te perseguimos, o te hacemos gavilla y te sacamos.

Y le hicieron gavilla y lo sacaron. Además, a juzgar por la pena (15 años), como el peor hampón. Si nos atenemos a la proporcionalidad de la pena, como a un ser tan bajo, tan vil, tan ladrón, tan cínico y tan despreciable como 15 Samueles Moreno, a quien, a pesar de atracar el erario en compañía de miembros de todos los partidos políticos, solo recibió 12 meses por parte del mismo Procurador. Todo porque Samuel es un delfín, como lo es Santos, como lo es Vargas, como lo es Peñalosa, por nombrar solo a los que aspiran a la Presidencia. Samuel es uno de los suyos. Es del sistema. Es de la red de solidaridades pícaras que han tejido los amos del poder.

El Procurador todo poderoso y arbitrario, los oscuros empresarios del aseo y sus periodistas fletados, el uribismo en pleno, el santismo en pleno, porque en esto no se diferencian, los amantes de masacrar toros en medio de aplausos y botas licoreras al aire, los amantes de portar armas, los enemigos de la educación, los enemigos de la paz, las mayorías del corrupto concejo de Bogotá que cohonestó y comió del carrusel de la contratación y quienes desde la ignorancia y la manipulación de los medios los apoyamos y aplaudimos, todos, todos, deben estar muertos de risa y brindando a esta hora por la destitución del alcalde de Bogotá.

Pero no es el alcalde de Bogotá lo que está en juego. No es Gustavo Petro a cuyo movimiento no pertenezco, lo que está en juego. No es un puesto lo que está en juego. Lo que está en juego es, nada más ni nada menos que la democracia y la paz de Colombia. Y no estoy haciendo fatalismo. Las cuentas son claras. Les pedimos a las guerrillas que se desmovilicen y que tomen el camino democrático. Les pedimos que dejen de echar bala y se sometan al juego electoral. Les pedimos que cambien las armas por votos. Les pedimos que seduzcan a los colombianos con ideas y no con violencia.

Si ellos aceptan y se someten al juego de la democracia, empiezan a vivir un calvario similar o peor al vivido en el monte. Ya no serán los helicópteros del ejército los que los persigan sino los que autorizan la compra de esos helicópteros, con jugosas comisiones de por medio, quienes los empezarán a perseguir. Llega la primera elección. Si tienen suerte y el fraude electoral los deja pasar, llegan a un cargo de elección popular. Y como la paz no es sincera, nunca ha sido sincera, sus enemigos empiezan a buscar venganza y a perseguirlos. La crónica ya está escrita en el caso Petro. 


Crónica de una destitución anunciada

No se había posicionado cuando ya estaban demandando su elección por haber sido condenado en el pasado. Al mismo tiempo lo estaban crucificando por haber hablado de la manera como manejaría las empresas públicas. Y al mes de estar gobernando ya lo estaban culpando de la inmovilidad de la ciudad, como si de Petro fuera la culpa de no haber construido una sola avenida en 30 años, mientras entraba un millón de carros nuevos a la ciudad. ¿Y los huecos? Qué alcalde tan malo, ¡la ciudad está llena de huecos! Como si los huecos físicos y morales heredados a la alcaldía de Samuel Moreno y su Polo Democrático se pudieran tapar en dos meses. Y el Polo Democrático, culpable de la debacle hace mutis por el foro, se lava las manos y se distancia del mal alcalde Petro, en venganza porque él denunció el robo monstruoso que estaban cometiendo los hermanos Moreno, alcalde y senador respectivamente de ese partido.

¿A los dos meses, los taurinos lo demandaron por no permitir asesinar más toros en la Santamaría y al poco tiempo de estar gobernando, con la silla aún tibia, el nieto de Laureano Gómez empezó a hablar de revocatoria.  Y fue cuando decidió meter en cintura los desventajosos contratos del aseo, cuando firmó su sentencia de muerte política. Es cierto que, por las ganas de ahorrarle a Bogotá esos 500 mil millones de pesos de más que estaban cobrando los operadores del aseo, no se preparó adecuadamente, delegó mal y cometió errores de improvisación que hicieron lento el arranque del nuevo modelo de aseo, pero jamás para merecer 15 años de sanción.

Tocar los poderes corruptos y sagrados le cuesta la vida a algunos, el prestigio a otros y el cargo a muchos. Desde entonces, tan solo a un año después de empezar a gobernar, Petro  tuvo que defenderse, al mismo tiempo, de la gavilla más terrible: Los contratistas, los políticos interesados en su puesto, los revocadores bajo el mando del nieto de Laureano Gómez, los periodistas amigos de los contratistas y el peor de todos: El Procurador General de la Nación. La misión, escalonada y sin tregua era la de tumbar al alcalde. No solo por los dos años que le quedaban de gobierno sino por los siguientes 15 años pues su popularidad amenaza a los delfines que hacen cola por la presidencia. 

Las 24 horas más agitadas de la última década.

En vista de la cantidad de armas sucias que emplearon sus enemigos al alcalde no le quedó otro camino que buscar la protección internacional de sus derechos. Y lo logró. Agotados todos los recursos ante los tribunales y el Consejo de Estado que falló en contra todas las tutelas interpuestas por el alcalde y sus electores, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó suspender la destitución de Gustavo Petro, solo 4 horas después de las tutelas negadas por el Consejo de Estado.  Algo oscuro, algo turbio debieron observar en el proceso los magistrados de la CIDH para dictar esta medida.  Celebraron los progresistas. Pero la celebración duró menos de un día. Esta noche, Juan Manuel Santos, como nunca lo había hecho otro presidente frente a medidas cautelares similares, desconoció la orden de la CIDH y destituyó al alcalde.

Ni el atrevido y antidemocrático Chávez, con cuyas prácticas de censura nunca estuve de acuerdo, se atrevió a tanto. Cuando la CIDH tuteló los derechos políticos de líder opositor Leopoldo López, el Presiente Venezolano acató la orden. Ni Uribe, archienemigo de Petro se atrevió a tanto. Nadie nunca se atrevió a desafiar un mandato de un organismo internacional que aceptamos en nuestro derecho desde 1.969. Ni el mismo Santos pensaba atreverse a tanto cuando manifestó lo siguiente:

"Cuando la Comisión Interamericana (de Derechos Humanos, CIDH) nos preguntó (...): usted qué opina sobre este caso en particular, le respondí: no opino, yo respeto lo que ustedes como Comisión determinen", dijo Santos en una entrevista con Noticias Caracol.

Mentiroso, no respetó su propia palabra. Borró esta noche, de un tajo, los 721.308 votos limpios con los que Petro derrotó los 559.307 votos clientelistas de Peñalosa, su principal contradictor en la alcaldía y quien hizo campaña de la mano del expresidente Uribe. Con su decisión Santos privilegió el odio y el revanchismo de aquellos que se eligen con votos comprados, votos cooptados, votos untados de narcotráfico, votos untados de mermelada y de contratos sucios.

La democracia queda agotada como camino, queda prohibida como opción de transparencia, queda golpeada y de luto. El voto ha quedado devaluado. El voto ha quedado proscrito como expresión ciudadana. Clausuran todos los caminos democráticos y nos conducen y nos abocan a la violencia porque ese negocio de la guerra les gusta. Ese negocio de la guerra los enriquece.

Este día pasará ala historia como la fecha infame en la que el Presidente Santos  mató la justicia, mató la democracia y se mató él mismo. Porque es claro que su canallada, su solidaridad con las fuerzas oscuras que manipulan el poder le costará su reelección. Estamos tristes, estamos furiosos. (Ojo con la rabia Presidente). Aún así seguimos creyendo en la paz y, si no media otro fraude electoral, vamos a cobrar en las urnas su atrevimiento. Vamos a triplicar esfuerzos por hacerle ver al país, hoy más que nunca, que el voto en blanco tiene un valor de protesta enorme contra lo que usted representa. Ojo con la rabia, Presidente. Usted acaba de cerrarle el camino a la democracia y sin democracia no hay paz,  sin Justicia no hay Paz, sin honestidad no hay Paz. Las tres premisas violadas por el Presidente Santos esta noche, deben retumbar en la Habana. Esta paz es pura retórica electoral.




miércoles, 12 de marzo de 2014

CARTA A UN INDIFERENTE

Amigo, amiga indiferente, se aproximan una nuevas elecciones en las que los colombianos decidiremos quienes integran el Congreso que hará las leyes  y el Presidente que nos gobernará por otros cuatro años, quizás seis, si prospera un proyecto de Santos para comprar la voluntad de alcaldes y gobernadores ampliando el periodo a toda la rama ejecutiva en dos años más.

Como siempre, apenas la tercera parte de los habitantes de este país, motivados por distintos intereses, algunos altruistas y otros oscuros, acudiremos a las urnas a ejercer nuestro derecho al voto.

Sabemos que no es su costumbre votar y participar en las grandes decisiones del país, su país. Ese día usted, que pertenece a la otra mitad de Colombia, quizá tenga cosas más importantes que hacer, como el asado familiar, el partido de fútbol, la ida a cine con su pareja, la ciclovía, alzar pesas, ir de paseo, a piscina, quedarse en casa viendo TV e incluso salir a tomarse unas cervecitas mientras la otra mitad decide por usted y mientras los corruptos envilecen a muchos compatriotas que no tuvieron la fortuna de estudiar o amasar cultura.

No sé si sepa que muchos líderes han sido asesinados por salvarlos a ustedes y a sus familias de la debacle total. Si no fuera por vidas valiosas como las de Jorge Eliécer Gaitán, Jaime Pardo, José Antequera, Rodrigo Lara, Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo, Carlos Pizarro, Enrique Low Murtra, Carlos Mauro Hoyos, Álvaro Gómez, Jaime Garzón, entre muchos otros igual de importantes pero más anónimos, tal vez estuviéramos viviendo las peores páginas de nuestra historia. Sin embargo, la sangre de estos compatriotas no ha sido suficiente para detener el ímpetu y la ambición de las mafias que se han enquistado cíclicamente en el poder. ¿Sabe por qué? Porque a usted le han valido un bledo estas vidas y sigue ignorando la lucha y los llamados de estos valientes. A lo mejor, manipulado por los medios, trató mal a alguno de ellos y trató de loco a otros cuántos.

El mismo día en que asesinaron a estas personas que luchaban por dejarle un país digno, muchos de ustedes escucharon la noticia y a renglón seguido, sin dárseles nada, continuaron pasando por la vida casi sin inmutarse. Un amigo mío me cuenta que estaba en una discoteca, la noche del 18 de agosto de 1989 cuando asesinaron a Galán. Recuerda que ante la noticia del magnicidio, el DJ interrumpió la música. Se aterra porque pocos se lamentaron, pero en cambio muchos se amotinaron pidiendo con gritos ebrios que se reanudará la fiesta o que les devolvieran el dinero. ¿De dónde sacan tanta indolencia?

Una total infamia. Infamia que se repite cada vez que se avecina un proceso electoral del que ustedes se marginan. Como si el país le perteneciera solo a esos locos que día a día, desde el periodismo, las ONG o la misma sociedad civil luchan contra la corrupción haciendo denuncias, saliendo a las calles con pancartas o registrando su indignación en las redes sociales. No. Este país es de todos. No es solo de quienes se lo roban y lo explotan. No es solo de quienes tienen dinero para recorrerlo. Este país es de todos y especialmente de ustedes. Entonces por qué no luchar de la mano para hacerlo posible, vivible, digno, respetable, pacífico, honesto, armónico. Al fin y al cabo todos nos vamos, los corruptos con su mala reputación, ustedes con su indiferencia y nosotros con nuestras utopías, pero se quedan los hijos, disfrutándolo o sufriéndolo, según lo que hagamos nosotros en esta vida.

Indiferentes, nos cansamos de que ustedes decidan por nosotros. Nos cansamos de que en medio de su pereza ustedes nos elijan presidentes y congresistas corruptos. Porque la politiquería se beneficia de las bajas votaciones y ustedes les hacen la vida posible y fácil a los compradores de conciencias, explotadores de la fe y la ignorancia de muchos compatriotas que venden sus votos.

Por eso, tienen dos caminos. O participan y se apersonan de sus responsabilidades para con sus familias, la patria que los vio nacer y para consigo mismos, o nos enseñan a todos, cómo hacen para ver saquear y violentar su país, el país de sus hijos, sin mover un dedo para evitarlo, sin hacer nada para impedirlo. Enseñen cómo se llega a ese estado de pusilanimidad, a ver si los demás aprendemos, nos dedicamos a vivir ese falso bienestar del que ustedes gozan y les entregamos definitivamente, el país a los bandidos que lo manejan. Que se lo acaben de tragar, que se lo engullan en compañía de los narcos, contratistas, cacaos y multinacionales que financian sus campañas. Enseñen cómo se puede vivir observando que a la madre (patria) la están violando sin que esto produzca alguna pequeña reacción de indignación. Dígannos cómo se puede vivir en la oscuridad a sabiendas de que alguien les mete la mano en la nevera, luego en los bolsillos, después en la boca y por último en el ano, sin que este vejamen los haga saltar de la ira. Den pedagogía sobre pasividad en medio de tormentas. Ilústrennos sobre cómo sonreír en un gimnasio o cómo bailan reggaetón tranquilos mientras unos pocos se roban el dinero de la educación de nuestros niños y nuestras niñas.
¿Cómo disfrutan un concierto mientras sus hermanos son destrozados con bombas o mientras los dueños del poder se reparten el dinero de los hospitales?
¿Cómo hacen carajo?
¿De qué están hechos?
¿Qué les corre por esas venas?
¿Sangre o cerveza?

Llamado urgente para que salgan del letargo. Despierten, ayuden a construir este país, pongan su parte, como la ponemos los demás, participen en la toma de decisiones. No tienen que dejar de hacer nada de lo que normalmente hacen. Solo tienen que sacrificar un par de horas de un domingo de cada cuatro años, es decir uno de 208 domingos, y acudir con decisión e inteligencia a cumplir esa cita con la democracia que mala o buena nos permite opinar. No voy a sugerirles por quien votar. Voten por lo que crean, si tienen dudas apelen a sus convicciones. Voten por alguien que les genere confianza y que respalde sus propuestas con una hoja de vida limpia y de servicio. Y si no creen en nadie, pues voten en blanco, pero voten. El todo es que voten. Esa conquista le costó mucha sangre a muchos pueblos. Muchos aún no tienen la posibilidad de elegir a sus gobernantes y legisladores. Nosotros que la tenemos no la podemos desperdiciar.

Este es un llamado urgente para que asuman su parte de país que les corresponde. Ustedes tienen hijos, tendrán nietos y tienen la responsabilidad de dejarles un país digno, libre, justo. Ellos son nuestros jueces naturales y tendrán que sentirse orgullosos o avergonzados de lo que hagamos ahora.
Indiferentes, Dios quiera que nunca los toquen los problemas y las tragedias de nuestro nación, pero en la medida en que se mantengan alejados de las grandes decisiones, ese país que ahora ignoran, les puede cobrar por ventanilla su desidia. Esos pobres explotados en su hambre por los políticos y que no encuentran salida, un día van a desesperar y la vida los puede poner llenos de rabia y desesperanza en la misma ruta de sus vidas y sus propiedades. De hecho ya está pasando. ¿Cuántos de ustedes no han sido tocados por una tragedia que hubieran podido evitar?

¿Entonces por qué no incidir? ¿Por qué no cumplirle al país y a la democracia?¿Por qué no asumir su rol en la sociedad?¿Por qué no luchar por la educación de esos ignorantes que la injusticia social empuja a la violencia?¿Por qué no poner su creatividad y sus energías al servicio de la solución de los problemas del país?¿Por qué no interesarse en los problemas que vive el familiar, el vecino, su paisano o su compatriota? ¡Hágalo! No tiene nada qué perder, pero sí mucho que ganar.

Amigos y amigas indiferentes, de su despertar depende que avancemos hacia una democracia real, una democracia donde manden las mayorías. Una democracia que castigue al deshonesto y premie al honrado. Algún día impondrán el voto obligatorio y tendrán que votar, a las malas o a las buenas. Qué bello sería que lo hicieran por convicción y no porque una ley se los exige. Piénsenlo. En sus manos está buena parte de la solución. Con su voto el 25 de mayo, podemos derrotar la corrupción que se enquistó en el poder hace siglos y que cada día crece más. Indiferentes, no nos dejen a merced de esos pocos compradores de votos y de conciencias. Apóyenos en esta lucha. 

jueves, 6 de marzo de 2014

10 CALUMNIAS AL VOTO EN BLANCO.

Las 10 calumnias más frecuentes al Voto en Blanco y nuestras respuestas.

A raíz de la intensa campaña de desinformación y tergiversación a la que está siendo sometida la campaña Voto en Blanco por distintos medios, candidatos y partidos políticos, les rogamos que lean estas respuestas y las difundan para que sigamos firmes caminando hacia una victoria de la sociedad civil, la primera en su historia.

1.Hay políticos detrás de la iniciativa. Cero. Ni uno. Al menos en esta página no existe. Y si llegan, la gente sabrá diferenciar entre los que votamos en blanco por filosofía, por hacer revolución sin violencia y entre quienes lo harán por mera estrategia política.

2. Que quienes manejamos la campaña tenemos intereses económicos y nos vamos a llenar de plata. Cero. Nada. Ni un peso. Por el contrario y a muchos les consta, todo se hace con las uñas y con aportes voluntarios de los integrantes de la Fundación Manos Limpias y los demás grupos que nos acompañan como la Ola Blanca y ciudadanos en blanco. Por principios y por mantener nuestra independencia, no hemos recibido en el pasado, ni ahora, ni en el futuro un solo peso del Estado. La campaña la han hecho, y lo pueden corroborar entrando a la página de Facebook Colombia Vota en Blanco, los simpatizantes de todo el país, imprimiendo su propio afiche, tal vez dejando de comer para hacer su propia pancarta, los taxistas, los dueños de vehículos que se han convertido en vallas rodantes con su anuncio colgado, etc.

3. Que el Voto en blanco favorece a las maquinarias. Falso. Las maquinarias están en el poder. Siempre han salido elegidas. No necesitan del voto en blanco para salir. Llevan siglos montadas en el poder. Increíble que alguien crea que por la fuerza del voto en blanco en esta oportunidad es que van a resultar reelegidas.

4. Que si gana voto en blanco se repite elección con los mismos candidatos. Falso. Se presentan las listas que superen el umbral pero con distintos nombres. ¿En qué cabeza cabe que gana el voto en blanco y los partidos pueden mandar a los mismos candidatos? Si gana el Voto en blanco descabezamos a los generales y a los coroneles de los partidos. En una segunda elección tendrían que enviar a sus reservas, mayores, capitanes o familiares de coroneles y capitanes. Y los volvemos a derrotar para que vayan a gobernar sin votos.

5. Que el Voto en Blanco acaba con las minorías. Falso. El umbral del 3% que amenaza con acabarlas no se lo inventó el pueblo. Resultó de una reforma política que las mismas minorías aprobaron en el Congreso. Así que con, o sin Voto en Blanco, las minorías que no superen el umbral del 3% quedarán por fuera. No sobra recordar que el Gobierno Nacional intentó, el año pasado, presentar un proyecto para bajar el umbral al 2% pero las mismas minorías se opusieron. Además, el hecho de llamarse minorías no las hace buenas. Entre ellas también hay partidos cuestionados como el PIN y el MIRA. Por último, esas minorías han tenido como mínimo y en promedio 12 años en el Congreso, ganando estupendos salarios, cobrando votos a la Registraduría. Si no han sabido convertir ese caudal en mayorías es por que les cabe algo de incapacidad y de responsabilidad o porque sus propuestas no han calado entre los electores. ¿Culpa del Voto en Blanco?. De todas maneras no se van a acabar, el sistema tendrá que absorberlas para seguir legitimando con sus poquitos votos, sus vergonzosas actuaciones como la reforma de la justicia, la reforma a la salud, la reforma tributaria. Porque si hay algo cierto, es que los corruptos necesitan decir que hubo democracia para legitimar sus fechorías. Así las votaciones queden 95 a 5, ellos necesitan decir que esos 5 tuvieron el derecho a votar y les fue respetado.

6. Que el voto en blanco perjudica a los candidatos de opinión. Falso. El voto en blanco es un candidato y es de opinión y si la gente vota por él es porque supo conectarse con las necesidades de la gente. Porque supo interpretar el momento histórico que vive el país. Si los demás no lo han hecho, teniendo los medios para hacerlo, no es culpa del voto en blanco. Además, los candidatos respetables y sin prontuario, por llamarlos de alguna manera, son los que menos deberían temer. Los suyos son votos de conciencia y nadie puede venir a dañarles la cabeza a sus adeptos con otras alternativas. Sus ejecutorías del pasado son suficiente credencial para que salgan elegidos. No van a tener problema. Tampoco pueden ocultar que aunque algunos candidatos merecen nuestros votos, sus partidos políticos no.

7. Que el voto en blanco es un salto al vacío y que el país se quedará sin gobernantes y sin legisladores. Falso. Si gana el voto en blanco habrá una segunda elección en la que el voto en blanco ya no incide. Lo único que cambia es que quienes resulten elegidos en esta segunda elección, llegarán al poder sin votos. Deslegitimados por la ciudadanía. Sin el permiso del pueblo para cometer fechorías. Ese es el efecto real del Voto en Blanco. Un voto de dignidad que pone fin a la politiquería electoral.

8. Que el Voto en Blanco se le suma al que va ganando. Falso. La misma Registraduría ha salido a desmentirlo públicamente.

9. Que apenas pasen las elecciones los promotores del Voto en Blanco se lanzan a la política. Falso. Manos Limpias es un movimiento ciudadano serio que ya lleva tiempo ejerciendo el derecho a la indignación. No mancharemos lo conseguido con candidaturas al Congreso, salvo un proceso constituyente. Además, no le apostamos al Congreso porque nadie que se oponga al sistema corrupto puede hacer nada, salvo que se aliene con las mafias del poder y eso es algo que jamás haremos.

10. El Voto en Blanco no sirve para nada. Falso. Ganamos mucho. Tomen nota: ganamos respeto como seres humanos ante los partidos políticos que nos han despreciado siempre y que nos usan como prostitutas cada 4 años y luego nos vuelven a buscar con dinero en la mano creyendo que tenemos precio. Organización desde la sociedad civil que hasta ahora no hemos tenido. Proyecto de país que tampoco existe. Empoderamiento para futuras causas comunes deponiendo ideologías. Cambio de paradigma pues ya no será clase política arriba y pueblo abajo sino, pueblo arriba y clase política abajo. Gobernabilidad pues los políticos tendrán que gobernar y legislar con pocos votos. Voz en las reformas que necesita el país. Las tendrán que hacer porque ya saben que tenemos un poder que se llama voto y que ya sabemos usarlo. Pero por sobre todas las cosas, ganamos dignidad. Dignidad. Dignidad. Despertar. Saber que ya no tenemos precio. Saber que podemos decidir el futuro del país las veces que sean necesarias. Saber que nuestra voz cuenta, que nuestro voto vale, que nuestras opiniones fueron tenidas en cuenta, que nuestro sentir se tradujo en un hecho político. tal vez a muchos esto les parezca poca cosa, pero a nosotros los que amamos y defendemos esta patria nos parece una ganancia enorme. Un renacer histórico. Un hecho político de tan grandes magnitudes que los libros de historia de todo el planeta, se abrirán en el futuro para contarlo. El hecho poderoso de atentar contra un régimen corrupto enquistado en el poder hace dos siglos, sin haber disparado un solo tiro, sin matar a nadie, sin romper un vidrio, sin rayar una pared. Con solo votos limpios, puros, independientes y transparentes. A punta de ejercer la verdadera democracia, la democracia real, la de votar a conciencia y pensando en el país por encima de los intereses personales. Como dijo Gaitán, poniendo por primera vez "la Patria por encima de los Partidos"

Favor difundir.