lunes, 25 de marzo de 2013

¿Balas o votos?


FARC en el monte o FARC en la Política.


No se termina aún de negociar el tema de la participación política de las FARC en la agenda de los negociadores de la Habana y ya muchos se están rasgando las vestiduras ante la posibilidad de que los miembros de este grupo subversivo se sienten en nuestro desprestigiado Congreso de la República.

No sería nuevo. Ya miembros del M-19 han ocupado curules en el Congreso, alcaldías, gobernaciones y 19 de ellos hicieron parte de los 72 constituyentes que redactaron nuestra Constitución actual. Y, a decir verdad, salvo contadas excepciones, no lo han hecho mal. Nadie sensato puede decir que era mejor cuando estaban en la clandestinidad tratando de imponer sus ideales por la fuerza, que ahora cuando lo hacen por medio de discursos y votos. Navarro en Nariño y Petro en Bogotá, como ejecutores, se han caracterizado por encabezar férreas campañas contra la corrupción, lo que les ha valido campañas de desprestigio y críticas de sectores afines con el clientelismo y las mafias de la contratación que han atacado. Desde el Congreso Gustavo Petro fue quien denunció la parapolítica y el Carrusel de las Contrataciones, organización criminal orquestada por los hermanos Samuel e Iván Moreno destinada a saquear a la Capital. Petro y Navarro podrán tener desaciertos y crear controversia en ciertos temas pero nadie los puede acusar de corruptos o de patrocinar grupos violentos. En la derecha, paradógicamente, milita también, sin escándalos de por medio, el exguerrillero del M-19 Everth Bustamante quien ha sido Alcalde de Zipaquirá, director de Coldeportes, Alto Consejero del gobierno del expresidente Uribe y hoy integrante de la lista al Senado por el partido Centro Democrático. También en el Uribismo ha militado el exguerrillero del M-19 Rosemberg Pabón, célebre por encabezar la toma de la Embajada de la República  Dominicana en Bogotá a comienzos de los 80. Ateniéndonos a los registros, podemos decir que todos estos exguerrilleros han desempeñado con honestidad y responsabilidad los cargos que la vida pública y democrática les ha brindado.

Nadie puede vaticinar cómo sería el comportamiento de los miembros de la cúpula de las FARC en la política pero se supone que si aceptan las reglas del juego democrático después de abandonar la lucha armada, estarán ceñidos a la Constitución Nacional. Mal harían en convertirse en el tipo de políticos que los impulsaron a constituirse en fuerza armada. Porque recordemos, las FARC no nacieron de la nada. En 1.964, cuando se fundaron, los campesinos clamaban por un pedazo de tierra en manos de terratenientes y familias prominentes de la clase política; la injusticia social y la corrupción cabalgaban sobre los pobres de Colombia y la democracia estaba cerrada para las ideas de izquierda que, por aquella época se expandían por el mundo de la mano del comunismo, por cuenta de un acuerdo excluyente entre Conservadores y Liberales para repartirse el poder durante 20 años. Quiere decir que el Frente Nacional (Alternancia del poder cada cuatro años entre conservadores y liberales entre 1.958 y 1.978) que para muchos sirvió para pacificar al país, se convirtió en un remedio peor que la enfermedad. Porque si bien es cierto apaciguó las disputas entre liberales y conservadores, cerró el espectro democrático a la izquierda, lo que provocó la conversión de grupos de izquierda, en grupos guerrilleros. Consecuencia lógica de no poder participar en política con posibilidades electorales. 

Luego, en franca lógica y echando mano de un silogismo sencillo (Si no hay Frente Nacional no hay guerrillas y si no hay guerrillas no surgen los paramilitares) podríamos endilgar al Frente Nacional gran parte de la culpa de lo que ha sucedido en Colombia en los últimos 40 años.

Por eso, particularmente no le temo a la participación de las FARC en juego electoral. En lo que no estaría de acuerdo es en la asignación de curules automáticas como sucedió en el pasado como consecuencia de los procesos de paz con el EPL y el grupo Esperanza Paz y Libertad.  Si quieren curules que las obtengan democráticamente, conquistando votos. Y el que no los quiera ver sentados en el Congreso, una alcaldía, una gobernación o en la misma silla presidencial, sencillo: No vote por ellos.

Pero es claro que nadie abandona una lucha armada de 49 años para endosar sus ideales a la historia. Las FARC querrán seguir en la lucha para llevar a buen fin sus postulados y saben que esta vez, las garantías son mayores. Ya no existen los Gacha, Escobar y Castaño´s depredadores y genocidas de todo lo que oliera a izquierda. Las épocas han cambiado. El mundo, léase Cortes Internacionales de Justicia, ya están al tanto de lo sucedido y no van a permitir que la historia se repita. El Ejército y la Policía como instituciones están más depuradas y las épocas de generales rescatando paramilitares y oficiales apoyando paramilitares son cosa del pasado. Esperamos de buena fe que así sea.

Con sinceridad, si nos despojamos de odios y sectarismos, cerrando los ojos para visualizar el futuro de nuestros hijos, es un millón de veces mejor que la guerrilla haga política a que haga guerra. Un millón de veces mejor que echen discursos a que echen bala. Un millón de veces mejor que traten de conquistar votos por medio de la persuasión a que conquisten pueblos por medio de cilindros bomba y de terror.

Para los más recalcitrantes opositores de esta posibilidad les queda de consuelo que los exguerrilleros no irían, precisamente, a ocupar una silla digna en un templo puro. Van para el Congreso de la República y si les sirve de consuelo, ese es el nido de ratas más grande que tiene Colombia.

Para los defensores de la iniciativa, sería en justicia, una reivindicación. El genocidio de casi 7.000 miembros de la UP (Unión Patriótica) orquestada por grupos paramilitares con la complicidad de varios sectores de las Fuerzas Armadas merece una reparación. Y qué mejor que devolverles la personería jurídica como partido político (iniciativa del MIRA) ahora que el umbral amenaza con dejar a varios movimientos por fuera del espectro democrático.

Uribistas, reflexionen. No se dejen llevar por el odio. Es cierto que la guerrilla ha matado y secuestrado gente, es cierto que han sembrado el terror en muchas partes del país y que han matado inocentes en masacres como lo hizo el ELN en Machuca (84 muertos) o las FARC en el Club El Nogal (36 muertos) y Bojayá (119 muertos), pero si nos vamos de inventario, las cifras de la ultraderecha son más macabras: 1.046 masacres (Vegachí, Mutatá, Segovia, Sabanalarga, El Retiro, Miraflores, Tocaima, Honduras, la Negra, Dabeiba, Tierralta, Tibú, Chengue, El Naya, Yolombó, Yarumal, Urrao, Ovejas, El Salado, Mapiripan y otras miles); 25.747 asesinatos, 3.599 desapariciones forzadas, 1.618 casos de reclutamiento ilícito, 11.172 desplazamientos forzados, 1.916 secuestros, 1.078 extorsiones, 3.929 fosas comunes con sus respectivos miles de cadáveres dentro y 96 casos de violación sexual (datos de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía General de la Nación) aunque en la realidad estas cifras pueden estar por encima de lo confesado  en Justicia y Paz.

De modo que si es por odio, tanto la izquierda como la derecha tienen motivos suficientes para odiarse. Si es por cifras, no se sabe entre las guerrillas y los paramilitares quien mató más civiles. Si es por tierras, no se sabe cuál de las dos facciones despojó a más campesinos. Si es por desplazamientos, no se sabe cuál desplazó a más familias de sus parcelas. Si es por narcotráfico, tanto unos como los otros se metieron al negocio de envenenar gente a cambio de dólares. Luego el único camino es el perdón. No hay inocentes en este proceso salvo las víctimas a quienes el gobierno, mal o bien está reparando. Recordemos que el anterior gobierno se opuso y se sigue oponiendo a esta ley.

No hay otro camino posible para lograr una paz verdadera, duradera y sincera que apoyar decididamente la reparación integral de las víctimas, apoyar el regreso de los campesinos a sus tierras y apoyar el proceso de paz en la Habana con la segura mutación de las FARC en grupo político.

Como siempre, estaremos en el medio, esperando que nos puteen los de un lado y los del otro por lo que decimos, por revivir la historia antes de que se desdibuje, se esfume por intereses oficiales o se sesgue entre intereses partidistas. Desde Manos Limpias seguiremos llamando a la unidad, pidiendo que cese el odio, luchando para que los políticos mezquinos no nos dividan. Porque en este país no tomar partido, no ser radical, estar al lado del camino de esos intereses apasionados, es un delito peor que haber sido paramilitar o guerrillero.

Sí al perdón, a la verdad, a la paz, a la reparación de las víctimas tanto de izquierda como de derecha, al reintegro de la tierra a los desplazados, a la tranquilidad. No a la guerra, a la muerte, a la mentira, al odio, al revanchismo. Fin a una guerra que el próximo 9 de abril cumple 65 años y que ha cobrado la vida de por lo menos 1 millón de colombianos. Aceptemos el juego democrático. Al fin de cuentas es el menos imperfecto de todos los sistemas de gobierno.  Más bien dediquemos nuestras energías a derrotar a los causantes de la violencia.  Los que se han repartido el país mientras como imbéciles nos odiamos. Solo unidos, podremos derrotar a los culpables de que existan grupos guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y  delincuentes comunes: Los políticos corruptos que se roban la educación de esos niños que cuando grandes, sin posibilidades ni oportunidades terminan enrolados en estos grupos.  Pensemos en Colombia, no en sus políticos mezquinos. Pensemos en nuestros hijos y en el país que les estamos dejando. Que la historia no nos juzgue, como a las pasadas, de ser una generación pusilánime frente al delito. La generación que legitimó con sus votos a los corruptos que están acabando con el País. Seamos la generación que construyó la paz para Colombia y no la generación que la obstruyó y postergó por un odio pendejo y pasado de moda, inoculado a través de tuits.

13 comentarios:

  1. Me gusta y estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  2. buen punto para analizar

    ResponderEliminar
  3. Excelente! Ojala todo Colombia pudiera leer esto.

    ResponderEliminar
  4. Mas acertado no se puede

    ResponderEliminar
  5. Excelente opinión. Agradezco que en próximos comentarios sobre el M-19 indique que no son marxistas, lo cual es ya la satanizacion de la izquierda y la falsa creencia que ser de izquierda es al igual que el Chavismo expropiar todo y mantener a los pobres contentos con subsidios sin recibir nada a cambio. Saludos de @enkipantone

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de Acuerdo con tu blogs,Como dijo el Papa Francesco Si Colombia quiere la Paz tan anhelada debe aprender a "PERDONAR" No hay de otra! es la unica salida a este conflicto armando entre estos dos poderes Oscuros! Desgraciadamente es asi! por mas que nos duela en el alma y en el corazón, por mas que nos desgarremos la ropa, por mas Victimas inocentes que hayan quedado de esta Guerra absuda! No hay Otra Solucion lamentablemente! Gustabo Bolivar Ojala y este blogs llegara hasta el ultimo rincon de Colombia, Tu eres un Gran Gionista, Libretista, Director Etc.. porque no te creas un cortometraje con este blogs para que los enemigos de la paz y todo aquel que esta manipulado por esta fuerza oscura de la ultra derecha reflexione y recapaciten que son mejores los Votos que las balas, Si queremos ponerle fin a este mierdero que armaron estos poderes politicos!

    ResponderEliminar
  7. Tema de difícil argumentación, se debe dar inhabilidades a las FARC. NO los aceptemos,ni con balas ni con votos. para que abrirles unos espacios donde sólo deben existir personas con ética y valores para dirigir y luchar para que las ideas de los ciudadanos se conviertan en realidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te parece que Samuel Moreno es una persona muy ÉTICA te parece que todas las personas que están en el congreso son muy éticas, aquí te dejo un pequeño dato.

      La Corte Suprema ha condenado a 53 senadores y representantes a la Cámara, y a 9 gobernadores, y aún tiene más de 100 procesos por parapolítica pendientes. Entre ellos, contra Dilian Francisca Toro, Nancy Patricia Castañeda, Armando Benedetti, Juan Manuel Corzo, Julio Alberto Manzur y Guillermo Gaviria Zapata.

      Eliminar
    2. La Corte Suprema ha condenado a 53 senadores y representantes a la Cámara, y a 9 gobernadores, y aún tiene más de 100 procesos por parapolítica pendientes. Entre ellos, contra Dilian Francisca Toro, Nancy Patricia Castañeda, Armando Benedetti, Juan Manuel Corzo, Julio Alberto Manzur y Guillermo Gaviria Zapata.

      Aqui estan tus eticos personajes OJO note olvides de samuel moreno

      Eliminar
  8. SI al perdón, es el mejor comienzo hacia un país en paz. NO a las FARC, NO LES DEMOS LO QUE SIEMPRE HAN DESEADO IDENTIDAD POLÍTICA.

    ResponderEliminar
  9. No estoy de acuerdo que estar al margen sea un delito. Por lo menos no es tipificado como tal. La vida se abre paso justo en los bordes de la senda media. Comparto la necesidad sobre reflexionar sobre el perdón pero estamos muy lejos culturalmente. Necesitamos transformaciomes culturales que abonen el terreno para la reconciliación y el perdón, tristemente en Colombia no veo que eso suceda.

    ResponderEliminar
  10. Que hubo Gustavo!
    No se tu correo por eso te escribo por aquí, me parece de un horror increíble lo que un sujeto que se dice periodista de las cuasas sociales está haciendo en Barranquilla, si bien es cierto hermano que las cosas por curramba están bastante jodidas, tampoco es para darle apoyo a este lunático, denuncia lo que le conviene, hace tomateras falsas, pagandp a transeuntes para que tieren tomates totalmente frescos y comestibles, ataca con o sin fundamento a personas, empresas, gremios, funcionarios y lo peor a familiares de muchas personas que nada tiene que ver con las actuaciones de quienes merezcan escarnio públñico es como si se metieran con tus hijos y tu familia por las cosas que dices o haces, pero peor aún es que son cosas con colores muy oscuros desde sus intenciones.
    El colmo es la foto de la chimenea de monomeros, de veras que me causa verguenza ajena semejante afirmación sin fundamento alguno, pero peor aun que manos limpias colombia se preste a semejante exabrupto, este tipo está bordeando la locura, y eso si te digo, que si he de escoger una persona para desenmascararlo es a ti, varias personas me están enviando cocumentación y evidencias fotográficas y audiovisuales acerca de las mañas del tipo este, realmente meter las manos al fuego por este sujeto es un peligro para la fundación Manos Limpias y sobre todo para ti, un hombre de tanto prestigio y que goza de tan tremenda admiración, ten cuidado con ese sujeto hermano, de verdad es un alocado que quiere envolver a cuanta persona buena se le atraviese, ya me estaré comunicando contigo si me das un correo o algo, porque no encontré otro medio.
    Un abrazo loco y adelante con toda tu honorable tarea!
    Seguidor y activista ferviente
    Javier Araujo
    Mira te dejo un blog que cuenta algo de este tipo, realmente me preocupa bastante como barranquillero que esto esté pasando.
    http://johnnyromeromaestre.blogspot.com/2013/06/las-mentira-y-complot-sobre-la-chimenea.html

    ResponderEliminar